Negocios Internet en Hispanoamerica: Hacia la televisión inteligente

28.10.06

Hacia la televisión inteligente

Los expertos ven en la compra de YouTube por Google un paso que nos acerca a la televisión personal e interactiva conectada a Internet, que será una realidad hacia el 2010.

La 'caja tonta' dejará de serlo dentro de poco. «La compra de YouTube por Google anuncia que el modelo de convergencia de lo audiovisual y la Red está maduro», dice Héctor Milla, experto en medios digitales. Ese futuro llegará a Europa en 2010, cuando el 'apagón analógico' obligue a emitir toda señal de televisión en formato digital y la interactividad prometida por las cadenas se traduzca en una banda ancha de 50 a 100 veces más veloz que el ADSL actual. El televisor del salón estará entonces conectado a Internet, donde habrá millones de cosas que ver cuando uno las quiera ver, lo que hacen desde hace un año los usuarios de YouTube.

Compartir vídeos

YouTube fue creada en febrero de 2005 por tres ex empleados de PayPal, servicio que permite pagar y recibir dinero de forma segura por Internet, y empezó a funcionar en noviembre de 2005. Cuando Steve Chen, Chad Hurley y Jawed Karim fundaron YouTube ya había vídeos en la Red, pero no era posible compartirlos. Ellos diseñaron un sitio en el que una persona puede poner una grabación y otros pueden hacer se vea en sus webs copiando un simple código.

Fue el primer servicio de este tipo y aprovechó un momento en el que ya existía suficiente banda ancha. Durante años, ver un vídeo a través de Internet había sido algo tortuoso: debido a la baja capacidad de las redes de telefonía, implicaba largas esperas para disfrutar de unos minutos de grabación. A comienzos de 2005, las cosas habían cambiado, hasta en España, donde ahora el ADSL es ya el estándar.

La clave del éxito: Aprender en unos minutos

YouTube tenía en agosto del año pasado sólo 2,8 millones de usuarios mensuales; un año después, llegaban a 72 millones. Ahora, a diario se ven mediante a este servicio 100 millones de vídeos, y los internautas suben cada día 65.000 nuevos títulos. Google creó Google Video para competir con YouTube, y perdió. Los internautas le dieron la espalda. YouTube es mucho más sencillo. Esa facilidad para subir archivos de vídeo a la Red ha coincidido con un abaratamiento de los equipos para grabar vídeos y la alfabetización digital de unos jóvenes que ahora son, en muchos casos, capaces de editar sus propias producciones audiovisuales.

Internet en el salón: Adiós a la tiranía del programador

Héctor Milla cree que los 1.650 millones de dólares que Google ha pagado por YouTube confirman «la 'audiovisualización' de la web». Este experto está convencido de que Internet llegará pronto a la televisión del salón gracias a decodificadores que, equipados con un disco duro, nos permitirán grabar los espacios que quieramos con facilidad.

«En EE UU, el sistema TiVo le pone inteligencia al disco duro. Puedes programar las grabaciones por palabras clave y ya no dependes del programador. Ves las cosas cuando quieres». Es lo que ya hacen quienes tienen grabadores de DVD con disco duro, que pueden ver espacios mientras se graban y saltarse la publicidad. Ésta tendrá que cambiar para adaptarse a la nueva realidad y no ser simplemente borrada por el espectador más pudiente.

«La televisión a través de Internet te permitirá acceder a todos los canales nacionales, regionales y locales, además de a la oferta de sitios como YouTube. Podrás también subir vídeos desde tu televisión».

Milla cree que, a partir de 2010, asistiremos a una democratización del medio favorecida por un descenso de costes que permitirá a cualquier colectivo hacer su propia televisión dirigida a quienes comparten sus intereses y emitirla desde el disco duro del salón al resto del mundo a través de un televisor conectado a Internet por fibra óptica.

Fuente: LaRioja.com

1 comentario:

Alberto De Lucca dijo...

Buenas las posibilidades que ofrece esta tecnología. Sin duda alguna, el futuro se ve brillante para 'la caja tonta'. Gracias por compartir el articulo con nosotros.